SOS Monuments li dóna una distinció a l’avv l’Òstia

SOS Monuments  ha decidit donar-li la distinció Admiracions Conservades 2011 que aquesta Associació Defensa Cívica del Patrimoni Cultural, SOS Monuments atorga per la llarga trajectòria de defensa del Barri de la Barceloneta i del seu litoral, platges incloses, en diverses campanyes exemplars, des de la d’oposició aferrissada al Pla d’Ascensors fins a la de la construcció de l’Hotel Vela.

Un honor, és clar

I per això que és un honor, doncs cal seguir lluitant

Enllaç a BTV notícies parlant de la necessitat d’equipaments socials en temps de crisi.
O també podeu veure-ho a la pàgina per recuperar l’edifici del Segle XX

o als vostres carrers i places 😉

Peleas burguesas o la verdadera historia del Hotel Vela de BCN

No es la verdadera historia del Hotel Vela, pero sí es un elemento más de la no-ficción en que se dan las corruptelas legales del Hotel Vela, el Puerto y el expolio a la ciudadanía que supone Nova Bocana.

Xavier Salvador

 

Tres protagonistas, una historia. Los nombres: Manuel Torreblanca, Javier Faus y Román Sanahuja. Y también un espacio, el Hotel W, ese nuevo hotel que se dibuja en el skyline de Barcelona y al que la sabiduría popular ha bautizado rápidamente como hotel vela.

El establecimiento es propiedad a cuartos de cuatro socios: la compañía de servicios e infraestructuras FCC; la empresa Comsa-Emte (controlada por los grupos familiares Miarnau y Sumarroca); la también constructora OHL; y de BCN Godia, la sociedad instrumental de Liliana Godia, una de las mayores fortunas catalanas en la actualidad, y cuya administración tiene encomendada su esposo, el empresario Manuel Torreblanca.

Esa composición accionarial no siempre ha sido la que acabo de narrarles. Antes, la participación de los Godia había sido propiedad de otro grupo familiar,los Sanahuja, hasta el pasado año. Recuerden que bastantes meses antes, el patriarca de esta inmobiliaria (Román Sanahuja) se lanzó a una disputa por el control de Metrovacesa que algunos consideraron muy valiente en los tiempos en que se produjo y con lo que se avistaba en el horizonte.

Para hacerse con la compañía que controlaba el sevillano Joaquín del Rivero, Sanahuja pidió prestado a Manuel Torreblanca casi 90 millones de euros. El trato era que los Godia compraban acciones de Metrovacesa para facilitar a Sanahuja la toma de control. Todo un lío habitual en las operaciones hostiles, cuyas derivaciones ahora aparecen.

Antes de que los Sanahuja pagaran la deuda contraída con Torreblanca-Godía, el grupo familiar se desmoronó. Varias sociedades vinculadas a Sacresa llevaron sus libros al juzgado para solicitar el beneficio del concurso de acreedores. Y los Sanahuja entregaron, como dación en pago, su 25% del hotel y de un solar adyacente a BCN-Godia.

Hasta aquí todo correcto, salvo por una cosa: los administradores judiciales del concurso interpretaron que el traspaso de ese activo había sido realizado por debajo de los precios de mercado y que, en consecuencia, los Godia habían comprado más barato, ya que el resto de los acreedores de los Sanahuja iban a sufrir una importante quita. Cinco millones más barato, en concreto.

Esa es la cifra que, mediante un cheque, Torreblanca ha abonado a quienes administran el concurso de Sacresa para evitarse un largo pleito. El pago ha sido realizado hace apenas unas semanas.

Mientras, uno de los ejecutivos emergentes de la ciudad, ha intentado hacer negocio con ese mismo y emblemático hotel barcelonés. Se trata de Javier Faus, fundador y CEO de Meridia Capital, un altivo abogado que ha hecho carrera en el inmobiliario y más recientemente en la junta del Barça, en la que su presidente Sandro Rosell le ha investido vicepresidente económico. Por cierto, tratándose del Barça, Faus es Xavier. En su web, en cambio, sigue siendo Javier. Un tema menor, por supuesto.

El fondo de capital riesgo que creó Faus ha pavoneado por la ciudad de su interés por adquirir el hotel W, incluso ante algún medio de comunicación. El abogado que compró el Hotel Arts de Barcelona el 11 de septiembre de 2001, aquel fatídico día, se ha especializado en la adquisición y reventa de hoteles en diferentes puntos del mundo. Ahora decía que estaba dispuesto a pagar unos 240 millones de euros, el precio que los propietarios han puesto a la vela hotelera barcelonesa.

Pero no ha podido ser. Faus ha divulgado por Barcelona que el asunto entre Torreblanca y Sanahuja le forzaba a desistir de la operación por la inseguridad jurídica que suponía. El asunto ha adquirido tintes rocambolescos, provocando la irritación de los Godia con Faus. Torreblanca había asegurado que si el problema para llevar a cabo la compra era la incertidumbre, ellos ponían un aval encima de la mesa que evitara cualquier problema posterior. Pequeñas peleas de gallos burgueses…

La realidad es bien distinta. Faus se comprometió a reunir entre accionistas privados 80 millones de capital y a asumir el préstamo de 160 millones de euros con que Banc Sabadell y La Caixa financiaron la infraestructura hotelera. Sobre el papel, que lo aguanta todo, parecía un diseño correcto de la operación. Pero al vicepresidente del Barça, tan agudo en anteriores operaciones, se le habían escapado algunos elementos capitales: el primero, no ha podido reunir los 80 millones de equity que había comprometido; el segundo, Banc Sabadell y La Caixa se comprometieron a subrogarle el préstamo, pero no con las mismas condiciones que a sus beneficiarios originales. Así, el tipo de interés fijo del 2% que pagan los actuales propietarios pasaba a ser del 4% si Meridia Capital quería el hotel.

Es posible que la relación entre Torreblanca y Faus no vuelva a ser la misma después de ese encontronazo. No tanto por haber fracasado la venta, que a los Godia no les aprieta ningún zapato económico, sino por el papel del vicepresidente del Barça en los mentideros burgueses de la ciudad. Ya se sabe, no puso la vela en la dirección más favorable al viento y ha quedado retratado

El futur port dels pescadors obert a Barcelona es farà en 5 anys

RAMON COMORERA
BARCELONA
L’obertura urbanística i vital de Barcelona al mar després de dècades de donar-li l’esquena es va iniciar amb la recuperació del litoral els anys dels Jocs. Aquest ha estat i continua sent un procés lent d’acord amb la magnitud dels canvis. Es van recuperar moltes platges, el Port Vell i el Moll de la Fusta, i es van fer la Vila i el port olímpics. Més tard va venir el Fòrum i després el projecte polèmic de la Nova Bocana, amb el gratacel de l’Hotel Vela a primera línia de mar, fet que trenca de forma rotunda l’horitzó. L’operació crema ara noves etapes amb l’aprovació municipal de dos plans. El primer, la reforma i obertura a la ciutat de les velles instal·lacions del moll de Pescadors, pla que ja va ser anunciat el 2006 per l’Autoritat Portuària de Barcelona (APB) i que ara es podria realitzar en cinc anys. El segon, la construcció de la dàrsena esportiva de la Nova Bocana i del seu entorn.

La tinenta d’alcalde Assumpta Escarp va anunciar ahir el vistiplau de la comissió de govern a uns plans que desenvoluparà en els pròxims anys l’APB en col·laboració amb operadors privats. Després d’aquest pas serà l’últim ple del mandat el que aprovarà definitivament la planificació. Escarp va destacar que amb els dos projectes augmentarà la relació ja fluida de la ciutat amb el port, encara que va insistir en el fet que serà l’APB qui els faci realitat.

PER ETAPES / El pla del moll de Pescadors s’executarà mantenint l’activitat de la flota i de la llotja actuals. Per fer-ho, s’actuarà en quatre etapes. En la primera es construirà la part del nou edifici multifuncional que correspon a la nova fàbrica de gel. Acte seguit, s’enderrocaran les dependències on ara es produeix aquest imprescindible conservant del peix. Després s’abordarà la resta de l’immoble que inclou la llotja, un restaurant obert i una passarel·la per a les visites ciutadanes. Finalment, es demolirà el vell recinte on se subhasten en l’actualitat les captures i s’urbanitzarà l’espai públic que es guanyarà al seu voltant.

Amb els canvis, la històrica i catalogada Torre del Rellotge, que va ser construïda l’any 1772 i usada com a far del port fins a mitjans del segle XIX, quedarà a la zona oberta i podrà ser visitada lliurement. La passarel·la rampa unirà aquest sector públic amb el primer pis del nou edifici. Així mateix, es preveu la creació d’un punt d’atracada a la confluència dels molls de Pescadors i Balears per a ús de futures connexions marítimes de la zona, des del Maremàgnum fins a la Barceloneta.

LICITAR LES OBRES / Una vegada aprovat el pla urbanístic, l’APB encarregarà els projectes constructius amb la intenció de licitar per parts les obres a finals d’aquest any o principis del 2012. La intenció, segons van explicar ahir fonts de la infraestructura, és que el projecte segueixi endavant aliè a possibles retallades inversores. Aquesta reforma ja va ser presentada el 2006 pel llavors president de l’APB Joaquim Coello. Des d’aleshores no havia avançat, encara que en aquests anys s’ha completat la reestructuració de la flota amb el desballestament de les barques petites i de poca activitat.

En el cas de la Nova Bocana, l’APB també preveu treure a concurs entre finals d’aquest any i principis del 2012 la construcció i explotació de la dàrsena esportiva que tindrà un total de 150 amarratges a l’aigua i 250 a terra en un aparcament en altura per a barques de petites dimensions. Aquest pla inclou l’edifici d’oficines i serveis de la dàrsena, la urbanització per a ús de vianants del tram final del passeig de Joan de Borbó i la construcció d’un mirador. Totes aquestes obres, segons l’APB, es faran a continuació de les que es duguin a terme al port.

Notícia publicada al El Periodico

Vegeu el videocomentari a http://epreader.elperiodico.cat 

“Les mentides de tant repetir-les semblen veritats: La Barceloneta no viu d’esquenes al mar. Via @bombalhotelvela

Concert Kashba i Orxata Sound System

Divendres 4, CSO La Rimaia, Gran Via 550

Per què sortim del barri?
Com que tot el que fem ho financem nosaltres, i estem en època de crisi, hem muntat un concert amb la gent de la campanya contra l’Hotel Vela per recaudar diners. I no és un concert qualsevol. Els grups que s’han ofert són de lo milloret que se pot trobar hui en dia

:: 21:00 La música electrònica més càlida. Kashba
:: 22.15 El power de la tradició. Orxata Sound System (directament des de València)
Feu-lis una oïda: http://orxatasoundsystem.net/

Esdeveniment al facebook: http://xurl.es/pgevj

Un hotel de lujo que incumple la Ley de Costas

Hace dos meses se inauguró el Hotel Vela, una instalación de lujo que ha multiplicado el precio de los inmuebles y amenaza el tejido social histórico de la Barceloneta.

Barcelona tiene un problema de modelo social, económico y urbanístico. Las autoridades municipales, denuncian desde los movimientos sociales de la ciudad, han puesto a la capital catalana, más que nunca, al servicio de los intereses de los grupos inmobiliarios y del turismo.

Un ejemplo de todo esto es el Hotel Vela, inaugurado hace poco más de dos meses, una instalación de lujo en medio de un barrio popular y de origen pescador como la Barceloneta. “El Vela orientará el comercio de la zona hacia el turismo con alto poder adquisitivo, incrementará los precios de la vivienda e intensificará el fenómeno de los apartamentos turísticos”, afirma Gala Pin de la Plataforma en Defensa de la Barceloneta.

La plataforma ha interpuesto un contencioso administrativo en el que solicita el derribo de esta edificación o bien que se someta a debate público cuál debe ser el uso de Vela. Se acusa a las autoridades de incumplir la Ley de Costas y de convertir a usos privados un espacio de titularidad pública donde no se permitían edificaciones hoteleras.

En este espacio antes del Hotel Vela había un restaurante popular donde se podía ir a pasar el día y llevar comida de casa “y ahora ese espacio se ha privatizado para los más ricos”, afirma Emilia Llorca, presidenta de l’Associació de Veïns de l’Òstia, de la Barceloneta quien añade que “el barrio no ganará nada con el Vela”. Pin señala que el rechazo de los vecinos a esta nueva operación es muy amplio, “la gente aún recuerda cuando, según la Ley de Costas, se restringieron los usos de la playa para los chiringuitos, y no se entiende que ahora se permita esta construcción”.

Falta de transparencia

Desde la Plataforma se acusa al Ayuntamiento de tener prácticas poco democráticas y nada transparentes. El Plan Especial Nova Bocana, que modificará la imagen del barrio, deja “en manos de las empresas inmobiliarias la remodelación urbanística de la Barceloneta, sin que haya un planteamiento social o garantista”, afirma Pin. También indica que el Plan “de los ascensores” (para incluir ascensores en muchos edificios antiguos del barrio) se ha realizado sin la más mínima perspectiva social y que podría acabar expulsando a muchos vecinos por no poder asumir el coste de la reforma.

Este plan, por ahora paralizado, ha despertado un amplio rechazo entre los vecinos. Para Pin, la Autoridad Portuaria de Barcelona tiene una influencia excesiva y poco transparente en las decisiones del Gobierno municipal, “los ciudadanos debemos disponer de mayores controles”, añade.

Vecinos al abordaje

Durante la inauguración de este hotel se realizaron diferentes actos de protesta como una sardinada popular o un ‘abordaje’ por tierra, mar y aire. El objetivo de estas acciones era sensibilizar a la población, aunque el hotel es ya una realidad que está afectando al barrio. A día de hoy, denuncia Llorca, se pagan alquileres por valor de mil euros por pisos de 30 metros, y ya se está vendiendo la Barceloneta como una marca para restaurantes de precios prohibitivos.

“El tejido social del barrio se está rompiendo con el Vela”, afirma Llorca. “Aún quedan pendiente la resolución del contencioso administrativo presentado. Además seguiremos con las acciones de protesta, porque nuestra crítica va más allá del Vela, es una crítica a un modelo de ciudad donde predominan los intereses privados, la falta de transparencia y donde existen claros déficits democráticos”, concluye.

HOTEL, MAR, BARRERAS VISUALES (POR LLÀTZER MOIX)

LA VANGUARDIA, 01/10/2009

LA CRÍTICA DE ARQUITECTURA

El hotel W Barcelona, popularmente rebautizado como hotel Vela, nace como un pecado original que muchos no le perdonarán: se levanta entre la ciudad y el mar -para ser exactos, en terreno ganado al mar-, convirtiéndose en una barrera visual. En una ciudad que se abrió al mar hace pocos años, que derribó los chiringuitos de la Barceloneta, este tipo de operaciones rechinan. En un país que trata de aplicar la ley de Costas, también, por más que estemos hablando de terrenos bajo privilegiada administración portuaria.
No es éste el único problema que han afrontado los autores del hotel Vela. Su primer proyecto medía 180 metros. Luego el Ayuntamiento lo recortó a 100 (26 plantas). La vela que iba a ser esbelta se convirtió en rechoncha -lo rechoncho, al parecer, no gusta-, e incapaz además de cobijar todas las habitaciones previstas. Eso obligó a levantar tras la vela un volumen cúbico, que alberga 120 del total de 473 habitaciones (incluyendo 67 suites, de hasta 200 metros, alguna con gran terraza). Y, al lado, un tercer volumen para congresos.
Bofill ha colocado su vela en perpendicular a la costa. Desde el mar, con la debida angulación, casi no se ve. Desde tierra, ya sea desde la Barceloneta o la zona logística del puerto, sí se ve. Y no poco. Quizás por ello el arquitecto ha optado por dar a su edificio un revestimiento de cristal semitransparente que trata de mimetizarlo con el cielo y el mar, adaptándolo a sus luces cambiantes. Y, también, por un repertorio de líneas curvas, en sintonía con el oleaje, que no sólo se expresan en el alzado del hotel Vela: atendiendo a la forma de la planta, podríamos llamarle hotel pez. En todo caso, Bofill tilda su obra de “escultura arquitectónica”
La clientela de los hoteles W, integrada en la cadena Starwood, es yuppie, fashion, alegre y amante de la fiesta. De modo que este hotel está equipado con bares y restaurantes, y rodeado por zonas de solarium y piscina, que evocan Miami o los Emiratos. Los W se ufanan del concepto Wow (tradúzcase guau), onomatopeya que muestra pasmo ante, por ejemplo, una gran panorámica. Aquí, con todas las habitaciones exteriores, abundan. En los interiores, hay profusión de tonos cálidos, con predominio de rojos. Y desde las alturas del Sky Bar, las inéditas y semicirculares vistas sobre Barcelona o el mar dejan sin aliento.
Mención aparte merece la ordenación urbanística. El W Barcelona se levanta en una zona de 10 hectáreas ganadas al mar, junto a la nueva bocana del puerto, donde en un futuro lo acompañarán un puerto deportivo y el Parque de Neurociencias de Cataluña. El resto son espacios públicos, que enlazan, mediante un paseo peatonal y ciclista, con el lejano Fòrum. Dichos espacios se dividen en dos ámbitos. Uno, a nivel de calle, está equipado con palmeras. El otro, sobre el aparcamiento del hotel, es más duro, más elevado y forma un gran balcón marítimo. Desde su cota superior ofrece espléndidas vistas mediterráneas (mejores que las que hay bajo la placa fotovoltaica del Fòrum). Pero, desde el nivel anterior, constituye otra barrera visual y oculta el mar.

Ricardo Bofill mereció generalizados aplausos por su nueva terminal del aeropuerto de Barcelona. El hotel W no le reportará los mismos parabienes.

Article aportat per VEI

LA NUEVA POSTAL (POR RAMON SUÑÉ Y LUIS BENVENUTY)

LA VANGUARDIA, 01/10/2009

EL HOTEL W ABRE HOY SUS PUERTAS CON EL EDIFICIO VELA, REFERENCIA DEL LITORAL BARCELONÉS (TERCERA PARTE)

El nuevo protagonista del skyline barcelonés también despierta admiración. El arquitecto Josep Oliva Casas apunta que la del Vela es una imagen especial. “Tiene carácter. Es diferente. Falta ver cuál será su relación con la Barceloneta y la ciudad, si se convierte en un elemento autista al que vienen y van turistas o si la ciudadanía lo acepta y termina haciéndolo un icono propio. Es una incógnita. Muchos vecinos se oponen, pero los vecinos no siempre tienen la razón, y la ley de costas debe de tener matizaciones”.

“Me parece una obra muy respetable -añade Josep Ribas, arquitecto y urbanista-. No puede negarse que su ubicación es polémica. Parece que la Autoridad Portuaria no ha terminado de entender el urbanismo de Barcelona, pero arquitectónicamente hablando es una reinterpretación muy interesante de otros trabajos, una reinterpretación con muchos méritos y un buen uso de la tecnología. Aunque prefiero la Terminal 1 del aeropuerto, que también es de Bofill”.

La arquitecta Benedetta Tagliabue cree que aún es pronto para aventurar si el W se integrará o no en Barcelona. “Los edificios altos son cada vez más habituales en la ciudad, pero aún nos estamos acostumbrando a ellos”, dice. “El problema de éste es que es una solución de compromiso porque Bofill lo ideó para que fuera más alto. Así que su silueta es mucho menos esbelta”.

Para el arquitecto Antoni Poch, como Roig, Brau y Navarro, el diseño se antoja poco sostenible. “Hacer un edificio de cristal en nuestro clima implica un gasto innecesario en aire acondicionado. La idea está muy bien en Inglaterra, pero aquí hubiera sido más sostenible defenderse del sol con brisoleis, librillos, aleros,…”.

Article aportat per VEI

LA NUEVA POSTAL (POR RAMON SUÑE Y LUIS BENVENUTY)

EL HOTEL W ABRE HOY SUS PUERTAS CON EL EDIFICIO VELA, REFERENCIA DEL LITORAL BARCELONÉS (SEGUNDA PARTE)

LA VANGUARDIA, 01/10/2009

“El problema es que corta la perspectiva al mar de la calle Balmes -explica el arquitecto y paisajista Joan Roig-. La apuesta por la verticalidad de las proximidades del Fòrum me parece apropiada para regenerar una zona deprimida, pero el hotel W no se ajusta a la realidad de lo que es la Barceloneta y de lo que era el espigón. Debería haberse levantado algo que guardara mejor relación con el mar y el entorno, más horizontal y que armonizara con los equipamientos que se suceden junto a él”.
Según el urbanista Ferran Navarro, “el hotel W no tiene nada que ver con la arquitectura histórica del puerto y su fachada al mar. El Moll de la fusta alimenta la relación entre la ciudadanía y el Mediterráneo, acerca el mar a la gente, pero este nuevo negocio privado y el espacio donde se ubica sólo atraerán turistas, y no ciudadanos, no fomentará el uso público de un enclave tan privilegiado”.
El arquitecto y urbanista Lluís Brau agrega que un inconveniente habitual en proyectos de esta envergadura es que vacían sus alrededores. “Los reducen -prosigue- a ser sólo lo que no es el edificio. El inmueble aislado y autónomo responde a un modelo centroeuropeo que se está universalizando pero que no se inscribe en la tradición barcelonesa. Aquí prima la sinergia, distintas fachadas que formen calles, combinen usos, alimenten la complejidad… pero apuestas como el hotel W generan vacío a su alrededor, no generan ciudad. Por ello difícilmente entrará en la vida cotidiana de las personas”.
Las arenas y el paseo de la Barceloneta contaban ayer con la visita de numerosos ciudadanos, pero pocos se acercaban al hotel. Un grupo de señoras asegura que la prolongación del Paseo Marítimo que acerca el W al barrio es muy agradable, pero que la costumbre de la gente es caminar hacia el otro lado. “Si ponen cosas para turistas de dinero, no irá nadie, y si ponen algo para la gente iremos todos, los de la Barceloneta y los de toda Barcelona”.
El arquitecto en jefe del Ayuntamiento, Oriol Clos, da respuesta a esa demanda: “El hotel forma parte de un todo más amplio que será un nuevo centro ciudadano. Tiene una plaza elevada que permite ver el mar abierto por encima del espigón. Allí se levantarán equipamientos de barrio, edificios terciarios, una nueva marina…, y todo ello, cuando se mejore la accesibilidad con la llegada de transporte público, servirá para que no sea sólo un lugar para turistas”.

Article aportat per VEI

LA NUEVA POSTAL (POR RAMON SUÑÉ Y LUIS BENVENUTY)

LA VANGUARDIA, 01/10/2009

EL HOTEL W ABRE HOY SUS PUERTAS CON EL EDIFICIO VELA, REFERENCIA DEL LITORAL BARCELONÉS (PRIMERA PARTE)
Para todo aquél que, por tierra, mar o aire, contempla el frente marítimo y portuario de Barcelona, la silueta del edificio Vela es ya un nuevo faro, un punto de referencia de la ciudad, uno de los contados edificios que, con Colón, las dos torres del Port Olímpic o la placa fotovoltaica del Fòrum, identifican la franja costera que va del Besòs a Montjuïc.
El hotel W, el primer establecimiento europeo de la cadena estadounidense Starwood, entra hoy en servicio. Lo hace en un momento de crisis económica y también hotelera, en el que la capital catalana debate su modelo turístico y muchos barceloneses expresan su malestar por la repercusión negativa que, sobre el espacio público, tiene el turismo masificado y de bajo coste. La antítesis de este modelo es un nuevo cinco estrellas que, a diferencia de otros establecimientos de lujo (Miramar y Florida) que no han superado el hándicap de una situación geográficamente privilegiada pero excéntrica, permite al visitante la conexión directa con la Barcelona indispensable.
La vela diseñada por Ricardo Bofill culmina, por otra parte, un proceso que arranca hace más de una década y que, desde su inicio, se ha visto envuelto por la controversia. El Ayuntamiento, ante el temor de las críticas al impacto visual del que debía ser el edificio más alto de la ciudad (178 metros), pasó las tijeras a la idea original y sentó las bases de un proyecto definitivo que, a pesar de haber sido redimensionado a una escala más barcelonesa, no deja indiferente a nadie.
El hotel W marcará un antes y un después en la relación de Barcelona con el mar. Para algunos expertos rompe con la tradición arquitectónica y de la urbe, y difícilmente generará un espacio ciudadano. Son algunas de las críticas que arquitectos, urbanistas y paisajistas hacen a tan singular edificio. Con todo, las objeciones no son unánimes, y la obra de Bofill también despierta la admiración entre sus colegas. Para muchos, la línea de horizonte gana un elemento con carácter que encontrará en el imaginario colectivo de los barceloneses, una nueva postal que recorrerá el mundo.

Article aportat per VEI