MALABABA (VOLUMEN 2, 2006)

V.E.I
VÍCTIMA
ESPECULACIÓN
INMOBILIARIA

CONSUMO PORQUE YO LO VALGO (DEL RESTO DEL PLANETA YA HABLAREMOS EN OTRO MOMENTO), por María González Reyes (2ª PARTE)

Está claro: crear una imagen verde funciona. Nadie cuestiona si esta publicidad es o no cierta, los consumidores no investigan qué es lo que hacen realmente las empresas que utilizan la publicidad verde, la imagen se crea y las ventas se incrementan dando igual cómo de grande y burda sea la mentira. Las empresas multinacionales deciden ir directas con sus campañas publicitarias a la vena sensible del consumidor, consiguiendo de este modo que para cuidar y respetar el medio ambiente lo que haya que hacer sea invertir en Acciona o repostar gasolina en BP.

La preocupación social se reconduce igualmente hacia el consumo, por eso ¿a quién le extraña que las academias de yoga estén a rebosar? En plena crisis de identidad, occidente busca el equilibrio en la vía interior, los ajustes de energías y la liberación de tensiones externas. Desde que el pensamiento moderno hizo hincapié en el individuo, nunca se había ignorado tanto lo social.

Sin embargo la cuestión va más allá, cada vez más personas se ven engullidas por algo que parece incontrolable y que se ha denominado genéricamente depresión. Como no podía ser de otro modo, las causas de las depresiones se buscan exclusivamente en los propios individuos, sin hacer un cuestionamiento de cómo la sociedad está articulada, de manera que se facilita que las personas se sientan mal consigo mismas: para poder vendernos productos de belleza, la publicidad nos hace sentir feos; para poder crearnos una identidad propia vemos necesario consumir marcas; y creemos que para tener éxito social es imprescindible tener un trabajo en el que se gane mucho dinero (trabajos que nos dan como recompensa un ansiado mes de vacaciones y una hipoteca a 30 años).

Pero consumir no nos hace más guapos, ni llevar marcas nos crea una identidad estable, ni ganar mucho dinero nos conduce a realizarnos personalmente. Así que nos sentimos mal y tratamos de buscar soluciones, pero las que encontramos son individualistas y hedonistas, casi nunca colectivas. Unas soluciones que no crean redes sociales, sino que buscan escapadas continuas de una sociedad que pretende curarse a base de tomar pastillas.

El sistema de consumo se alimenta y aprovecha de esta vía interior, está hecho a medida para resolver los problemas individualmente creando una espiral de insatisfacción, porque mientras se perciba el consumo como una medida del cumplimiento de los proyectos vitales la frustración está asegurada: este modelo de consumo es, por definición, insaciable. Siempre habrá un móvil mejor, una crema que deje la piel más suave y un coche con más prestaciones.

Este modelo de consumo promueve una pérdida del sentido común colectivo a favor del individualismo, que valora lo económico por encima de todo, lo que conduce a que se antepongan las necesidades por encima de los recursos y a que exista una preocupante primacía del presente sobre el medio y el largo plazo. Poco a poco se van desarticulando las estructuras sociales, culturales y económicas que eran más acordes con el medio ambiente y con las sociedades más felices, se ha perdido la autonomía y la capacidad de decidir sobre el propio territorio, dependemos del mercado para cuidar de nuestros hijos y mayores, para divertirnos, para amar o practicar el sexo, para conseguir comida.

En manos de las multinacionales del sobreconsumo, la idea de individuo no es la del individuo libre, crítico, razonable, sino del individuo que cuando se mira al espejo se ve solo y busca la tarjeta de crédito para sentirse bien. Consume psicólogo cuando tiene un problema laboral, olvidando que eso antes se resolvía de manera colectiva en los sindicatos; consume espiritualidad cuando no se sienta bien consigo mismo, apuntándose a un curso de yoga después del trabajo de nueve a diez de la noche. Un individuo que se siente solo pero no quiere compartir piso y que, como no tiene tiempo para sí, pide comida de ínfima calidad para que se la traigan a casa en una moto; que busca compañía a miles de kilómetros a través del chat (pero no es capaz de hablarle a la cara a algún familiar al que quiere); que juega horas contra la playstation; que pasa tres horas al día frente al televisor cambiando de canal cada cinco minutos porque no encuentra nada que le guste; que recibió unos pastelitos en su cumpleaños por ser el cliente M3-3456 de un gran almacén; que se pone los cascos en el metro para no escuchar; que este año, por comodidad, contrató para sus vacaciones un servicio de asesoramiento turístico; que en el SPA elige el jacuzzi más apartado y toma al mediodía un actimel en pack individual. Ese individuo, cuando mira hacia dentro no ve nada y cuando mira hacia fuera no ve a nadie. Vive en una sociedad que, a pesar de tener todo a su alcance, no crea personas felices.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s